Las condiciones imposibles, ilícitas y contrarias a las buenas costumbres



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El artículo 1116 del Código Civil se refiere a esta clasificación: “Las condiciones imposibles, las contrarias a las buenas costumbres y las prohibidas por la ley anularan la obligación que de ellas dependa. La condición de no hacer una cosa imposible se tiene por no puesta”.

Condiciones imposible en el Derecho civil

- Condiciones imposibles


Los acontecimientos imposibles anulan la obligación que de ellos dependa. En realidad en estos casos no existe la incertidumbre propia de las obligaciones condicionales. La obligación no llegará nunca a desplegar eficacia (si la condición es suspensiva) puesto que el acontecimiento nunca se producirá, debiendo incluirse en el concepto de imposible todo acontecimiento que no pueda tener lugar por causas físicas (te vendo mi casa si se seca el mar) o jurídicas (te vendo mi casa si adoptas a un mayor de 18 años, que no cumpla los requisitos del artículo 175.2 del Código Civil). Ahora bien, la imposibilidad debe ser originaria, pues cuando es sobrevenida, sí que existió un período de incertidumbre, de pendencia. Por ejemplo, si condiciono la venta de mi casa a que adoptes a un menor de 15 años, que posteriormente cumple 18, deviniendo imposible entonces el cumplimiento de la condición, ello no significa que la obligación sea nula, sino que estuvo en vigor mientras fue posible el cumplimiento de aquélla.

+ Condiciones resolutorias imposibles


Si se trata de condiciones resolutorias imposibles el efecto debe considerarse el contrario. La obligación no se resolverá o no cesará de producir efectos.

Cuando la condición consiste precisamente en que no se haga una cosa imposible el artículo 1116.II establece que la condición se tiene por no puesta, de tal modo que la obligación se considera pura o intencionada. Ello es predicable en el caso de que dicha condición tenga carácter suspensivo: es claro que la condición se cumple pues no se puede hacer lo imposible, por lo que la obligación debe desplegar efectos. Pero si el carácter es resolutorio, igualmente, la condición se ha cumplido: no se va a hacer lo imposible, por lo que la consecuencia no debe ser, tal y como señala el Código, que la condición se tenga por no puesta, sino que la obligación no debe desplegar efecto alguno.

- Estipulación de condición ilícita o inmoral: se anula la obligación


Efecto anulatorio de la obligación produce también la estipulación de una condición ilícita o inmoral, dependiendo de la inmoralidad de los valores sociales imperantes en cada momento. Para que se produzca el efecto anulatorio debe tratarse de supuestos en los cuales, la ventaja que surge para el acreedor de la obligación condicional es lo que mueve a éste a realizar el acto inmoral o ilícito. No sería nula la obligación, por ejemplo, de sustituir un radiocassette de coche, en caso de que alguien ajeno a la obligación perpetrase un robo en el vehículo.

+ Disposiciones testamentarias 


En el caso de las disposiciones testamentarias, el efecto de la ilicitud o inmoralidad de la condición no coincide con el previsto para las obligaciones, pues se tiene por no puesta la condición, siendo válida la disposición (artículo 792 CC). La razón de este diferente tratamiento parece ser el hecho de que el testador ya no puede emitir una nueva declaración de voluntad para modificar la disposición, una vez constatada la ilicitud o inmoralidad de la condición.

----------

Fuente:
Manual Derecho civil, Pilar Álvarez.