La anticresis

La anticresis es un derecho real de garantía, que sigue estando en el Código Civil pero que prácticamente no lo aplica nadie (el Código civil exige una reforma, con el fin de suprimir figuras como esta y añadir otras).

Anticresis en Derecho civil

- Regulación de la anticresis en el Código Civil


El Código Civil dedica a la anticresis los artículos 1881 a 1886.

La prenda sin desplazamiento de la posesión

En el supuesto de prenda sin desplazamiento de la posesión lo que ocurre es que es antieconómico que se transmita la posesión al acreedor, ya que las cosas pignoradas están integradas en un proceso de producción (las botas de la bodega que son objeto de prenda, o el vino que está en una bodega, si se queda donde está sigue sirviendo al proceso productivo, pero si se le da al acreedor para que lo custodia se podría decir que hay perjuicio para el deudor).

Maquinaria y prenda sin desplazamiento

Por esto se produce una excepción a la regla de que la prenda supone un desplazamiento de la posesión y el deudor sigue siendo poseedor de la cosa.

La prenda ordinaria

La prenda grava los bienes muebles, de la misma manera que la hipoteca inmobiliaria grava los inmuebles. La hipoteca ordinaria no tiene desplazamiento de posesión (el deudor sigue siendo el poseedor de la cosa) mientras que en la prenda el deudor entrega la cosa al acreedor (es una diferencia muy importante, pero no la entrega para que el acreedor use la cosa, sino para que la guarde). El acreedor se convierte en depositario pero no en poseedor efectivo (la prenda es un derecho real de garantía, no un derecho real de goce).

Prenda y joyeria

- Desplazamiento de la posesión en la prenda ordinaria


Para evitar que el deudor, cuando se de cuenta de que no va a pagar esconda la cosa mueble pignorada, la prenda exige desplazamiento de la posesión y entrega de la cosa al acreedor (para evitar la tentación, vaya).

La hipoteca mobiliaria

La hipoteca en principio afecta a los inmuebles, pero por excepción la Ley permite otros supuestos con bienes que no son inmuebles, en la Ley de 16 de diciembre de 1954, de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento.

Hipoteca mobiliaria de un coche

- ¿Qué derechos se pueden hipotecar, según la Ley de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento de 1954?


Esta Ley permite que se puedan hipotecar ciertos derechos diferentes de los inmuebles. En su artículo 12 nos dice qué derechos se pueden hipotecar: el arrendamiento sobre establecimiento mercantil y sus instalaciones permanentes (aquí no se hipoteca el establecimiento mercantil, sino el derecho de arrendamiento; el arrendatario de un establecimiento mercantil hipoteca su derecho de arrendamiento, de forma que saldrá a subasta su derecho de arrendamiento); automóviles y otros vehículos a motor (podemos hipotecar el coche); tranvías y vagones de ferrocarril de propiedad particular (no pueden ser públicos); aeronaves (todo tipo de aviones, helicópteros, transporte aéreo en definitiva); maquinaria industrial; y por último, derechos de propiedad intelectual e industrial.

La compraventa de finca hipotecada

Es característica fundamental no sólo de la hipoteca sino de los derechos reales que cuando un derecho real grava una finca y esta se enajena, el derecho real acompaña a la finca aunque el titular haya cambiado (es un derecho sobre la cosa). Como es un derecho real, un derecho sobre la cosa, se entiende que el derecho sigue a la cosa, de manera que cuando se vende una finca que ya está hipotecada, el comprador compra la finca (la finca como está, es decir, hipotecada).

Finca hipotecada y Derecho civil

- Supuestos para con el pago de la hipoteca tras la adquisición de la finca hipotecada


Y, una de dos, o paga el comprador la hipoteca de la finca adquirida (el préstamo que está garantizado con la hipoteca) en cuyo caso no habrá problemas (salvo el mero hecho de tener que pagar); o, segundo supuesto, no paga, y corre grave peligro de perder la finca ya que se ejecutará la hipoteca.