El corpus y el animus en la posesión



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El corpus y el animus son los elementos esenciales de la posesión en la actualidad y tienen su origen en el Derecho de la antigua civilización romana (más información).

La posesión tiene su origen en la antigua ciudad de Roma.

Para analizar la dogmática de la posesión tenemos que tener en cuenta dos doctrinas básicas y de gran importancia: la de Savigny y la de Ihering.

- Doctrina de Savigny


El concurrencia del corpus y el animus dan para Savigny como resultado la posesión.

El corpus para Savigny no es simplemente la tenencia material de la cosa, también es la posibilidad física de ejercer una influencia inmediata sobre ella.

El animus, por otro lado, como elemento espiritual de la posesión, es la voluntad de tener la cosa para sí y como dueño. Sin el animus no estaríamos según Savigny ante una posesión, sino ante una detentación de la cosa en cuestión.

- Doctrina de Ihering


Para Ihering y su doctrina hay que diferenciar entre una relación del hombre con la cosa, como simple relación de proximidad o contacto corporal, que sería el corpus, de la relación propiamente dicha de la posesión.

El animus para Ihering es cómo se ejerce el señorío sobre la cosa.

----------

Luis Díez-Picazo y Antonio Gullón, "Sistema de Derecho Civil", vol. 3, págs 85-86.

Artículo escrito por Javier García de Tiedra González, estudiante de Derecho en la UCA.