Los medios solutorios



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Por medios solutorios de las obligaciones cabe entender todos aquellos supuestos o figuras jurídicas que pueden determinar su extinción. A ellas se refiere el Capítulo IV del Título I del Libro IV del Código, de acuerdo con el tenor del epígrafe que lo encabeza. Sin embargo, la enumeración de esos supuestos en el primer artículo (art. 1156) de dicho Capítulo IV pone de relieve que en él no quedan regulados todos, sino que sólo aquellos que tienen mayor relevancia o aquellos cuya regulación no se encuentra recogida en otros preceptos del propio Código (como es el caso, por ejemplo, de la nulidad -arts. 1300 y ss.-, de la condición resolutoria y de la resolución -arts. 1123 y 1124-, de la rescisión -arts. 1290 y ss.).

Como es lógico, en el artículo 1156 se menciona en primer lugar el pago o cumplimiento de la obligación, y es a él al que el Código dedica un mayor número de artículos, puesto que constituye la forma de extinción normal de las obligaciones, acorde con lo que por medio de ellas pretenden alcanzar los sujetos o partes de las mismas.

En la enumeración del artículo 1156 CC y en el desarrollo del Capítulo IV en cuestión se menciona y regula, respectivamente, los que cabe considerar como subrogados del pago o cumplimiento, en la medida en que extinguen la obligación proporcionando alguna satisfacción o ventaja al acreedor, aunque sea de forma indirecta, hasta el punto de que algunos de los supuestos, como el de el de la cesión de bienes para el pago o el de la consignación, no aparecen enumerados en el artículo 1156 CC y su tratamiento queda integrado, aunque bajo epígrafes específicos, en la Sección primera del Capítulo, que se dedica al pago.

Esos subrogados son, además de los que se acaban de mencionar, la condonación, la confusión, la compensación y la novación. Por último, como casos aparte, dentro del Capítulo dedicado a la extinción de las obligaciones, hay que considerar la imposibilidad ("pérdida de la cosa debida") y la confusión -que menciona también el artículo 1156-, de los que se ocupan los artículos 1182 a 1186 y 1192 a 1194 CC respectivamente.

Fuente:
Manual de Derecho Civil, Rodrigo Bercovitz